Fernando Cotta

A los dividendos

A los dividendos decirles quiero que…

Nunca fueron buenas ideas las que destruyen otras que antes se andaron. Duras consecuencias acarrean, pues “quien deshace lo hecho y cree que por derecho, carga sin compensar el peso”. Pero si es cierto que de vez en cuando o de cuando en vez,  “necesario es aligerar y liberar para equilibrar las alforjas del burro, que dos son y sin conocimiento o rompe la espalda o de costado y bruces se estampa”. Por ello “eliminar parte del equipaje y dejar al animal en su justa medida le hará vivir de nuevo creyendo ser corcel en lugar de asno reconocer”.

A viva voz

A la paz de la vida cantaba un ruiseñor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies