Fernando Cotta

El Duque del Altozano…, no es poeta, solo en cuestiones de bragueta, pero…

… en algunas ocasiones de tinta se le llena la cabeza y no tiene otra salida, que dejar fluir cada letra.

Para una persona con una espina en el corazón clavada y de dolor…, anclada.

 

¿Eres tú?

 

Una flor brilla en la alameda,

no es jazmín pero vuela,

azahar parece cuando se desvela.

Seda al tacto de quien la venera.

Pétalos tiene de esperanza

libres de dueños cuando arranca

son sus filamentos los que mandan

sueños despiertos de añoranza.

En el bosque la encuentras despierta

viviendo el cielo que cierne su alerta,

aún no sabe que ha sido descubierta,

en un mundo bello que tiene cerca.

Consuelo busca en la mar,

océano que surge al andar,

mientras vela el pesar,

del que no supo amar.

Del celo, al miedo a ver,

surgió la polilla del conocer,

corazón partido al anochecer,

Luna que no brilla sin padecer.

Hora va siendo

la que os quite el tormento,

sin más acierto,

que veros salir del infierno.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies