Fernando Cotta

“El tubo”

El tubo

 

Son las horas, cuartos, minutos y segundos

el tiempo en el tubo del virus

esperas entre miedo al miedo.

Cruzo el alba de la oscuridad

la luz en las penumbras de bombillas

humanizan los metros bajo tierra

durante el pavor al entrar

y la esperanza de volver a salir.

 

Cada día el mismo hechizo de suerte,

crece el silencio entre el ruido

de raíles de carnes prietas

al paso de un cilindro  

pleno y lleno en unas,

o vacío de confianza en otras.

 

En la calma ruego

en el pudor de mis terrores

que llegue pronto a todos los destinos

y el universo no deje subir

la guadaña segadora de aire

oxígeno a los pulmones

y nos deje ir por viento fresco

de levante hasta poniente,

por barlovento o sotavento,

con los trapos abiertos

trazando aguas bravías con acierto

para volver a ver otras flores abrir sus pétalos

sentir la brisa del aire en la mañana

o el azahar al abrir las ventanas.

 

Es el tubo del tiempo muerto,

transporte de carnes apretadas,

vehículo en la superficie

del mar de los silencios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies