Fernando Cotta

Solo hay un dueño del tiempo… “El tiempo”

En el dolor del desconsuelo de quienes sufren el desamparo me encuentro. La evidencia de quien por ser, vuela por sus propios fueros, áurea de quien no entiende que el tiempo, solo tiene un dueño.

Sufro no por quien se fue, sino por los que están aquí dentro, en un corazón duro como el acero ante todo, menos al sufrimiento ajeno.

No soy quien para juzgar, en especial si no entiendo, pero sí como humana persona cuando veo que alguien por ser, de manera voluntaria recorta su estancia, porque quien lo hace con premeditación y alevosía, sabe lo que hace, en especial si luego deja un mensaje que implique a que le sigan.

La vida no es fácil, está llena de baches, curvas e impedimentos, pero en cada esquina, cuando lo quieres ver…, hay un sonrisa, y si no, una flor o árbol que te da cobijo, la misma sombra de un ser inerte que te ofrece la sombra en verano, el portal que te protege de la lluvia en invierno, el aroma de los perfumes, del café, unos churros, chocolate, siempre hay vida cuando quieres sentirla.

Y si ya no puedes ver los manantiales del universo siempre queda lo único, la cosecha que ahora es el resultado de tu siembra, un hijo, y si aún así preparas tu salida…, es que pensabas que solo existías tú en el firmamento.

El cielo tiene luceros, estrellas para el viaje, las que se fugan quedan en un simple destello, de ellas…, nadie sabe.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies